20270005_343953966041448_1505344_n.jpg

Hace algún tiempo empecé a interesarme más por el tema de la pobreza. He tratado de recordar el momento específico en el que crece este interés (porque para mí es importante), más no recuerdo con exactitud.

Me resulta muy conmovedor el que haya una cantidad significativa de personas necesitadas, que no tengan acceso a cosas básicas y que pierdan su vida a causa de un desbalance de capital. Luego de esto es que surge mi otro gran interés, el tema del sistema capitalista. Por esa razón verán en mi blog muchos escritos, largos o cortos acerca del tema.

Puerto Rico bajo el régimen capitalista

Los habitantes de la Isla de Puerto Rico, un gran país, con hermosos recursos naturales, con superávit de profesionales capacitadas/os, con potencial y con interés genuino en aportar a que se logre una mejor calidad de vida, están siendo oprimidos.

La estratificación social (creada por el sistema) da paso a visiones y a oportunidades desiguales. Una vez las personas son divididas socialmente, se comienzan a ver las diferencias que se dan debido a esta separación. Es aquí donde se reparten los recursos, el dinero, la marginación, la exclusión, el vocabulario, los prejuicios y las perspectivas.

La clase alta, aquella que tiene poder económico, comienza a llevarse los buenos vestidos, autos de marcadas muy caras, viviendas sorprendentes y dinerito extra.

¿Y, que queda para la clase media y baja? Bueno, pues no queda mucho, debemos tomar lo que nos sobra, si es que algo; no debemos preguntarnos qué hacemos cuando no nos da para el desayuno. Dentro de mi sarcasmo, quiero reflejar cómo es que el sistema crea toda una división de gentes, con el fin de alimentar los intereses propios.

Volviendo al tema del desayuno. Si quieres trabajar para completar tus tres comidas diarias (sin mencionar las dos o tres meriendas), ¿Qué debes hacer?, ¡TRABAJAR! Entonces, siguiendo este orden, la gente trabaja para generarle riquezas a terceros (dueños de compañías extranjeras, agencias gubernamentales, etc.) y si, se gana dinero. Ahora bien, las personas generan una suma de dinero que es determinada por esos terceros para quienes se trabaja.

¡Confórmate, te dieron trabajo, te están pagando!

Es verdad, entonces agradecemos el trabajo que han dado y no reclamamos que se pague el sueldo mínimo. Si, el sueldo mínimo, el sueldo que recibes hasta con un grado de Bachillerato.

¿Para eso se fajó estudiando? La respuesta es Sí.

Nos hemos acostumbrado a obtener poco, a no hacer preguntas y a conformarnos. ¿Acaso no has escuchado: “algo es algo”, “por lo menos”? Esto es todo un esquema que tiene más fuerza en un lado que en el otro; es un sistema cuyo interés es satisfacer sus intereses y los intereses de sus allegados/as. En ningún momento se ve el deseo genuino de querer llegar a un punto donde todas y todos nos beneficiemos de igual forma. No digo que alguien no deba fajarse para tener lo suyo, hablo de la injusticia, la opresión. Se trata de que existe una visión egoísta y la meta es satisfacer el yo. Es un sistema que nos tiene envueltos, donde hacen pensar a las personas que son parte de un sistema democrático, donde todas y todos pueden aportar abiertamente sus ideas para crear un mejor país.

La educación es clave para romper con este esquema de entrampamiento social; hace falta para crear conciencia, para despertar mentes dormidas, para lograr el apoderamiento de las masas y hacer que ese conocimiento los mueva  a verdaderamente tomar participación. Aquí es que como profesionales en el campo de TS debemos actuar, debemos proponernos trabajar más de manera política/institucional para incidir en las decisiones que se toman y velar por que realmente se responda a las necesidades de las personas.

Esta y muchísimas situaciones más se pueden traer a colación, ya que son estas y muchas más las que deben ser trabajadas para lograr verdadera equidad.

Este tema no acaba…

ZJC