Recuerdo nuestro viaje por España, Gibraltar y Francia…

A esta hora ya era de noche. ¡Que buenos recuerdos! Cada mañana era una nueva aventura, algo novedoso conocíamos y aprendíamos. El frío era muy fuerte. Salíamos bastante cubiertos. Yo me exageraba poniéndome ropa para que no me diera frío y como quiera daba igual. Tres camisas, dos pantalones, dos medias, zapatos, bufanda, guantes… cargaba un par de libras más. La comida era diferente. Llegué a extrañar la comida que ya uno conoce y lugares que se acostumbra a visitar. Allí muchas cosas se tomaban con cerveza, vino o jugo natural de china, exprimido al momento. Carnes, jamones y churros por doquier. Las estaciones del tren, las plazas, la gente, sus voces, los museos, la posada, ¡ah, que rico todo!

Fuimos a ver un ballet clásico ruso que hace mucho tiempo quería, fuimos a un templo egipcio, … las calles, el paisaje de camino al Sur, ¡GRANADA! ¡Granada es tan hermoso! Es un paraíso perdido en el tiempo, es espectacular. Los castillos eran bellos, el Jardín de Versalles…

Francia es hermoso, el frío fue demasiado fuerte allí. La fuente congelada, el despedir el año, el Museo de Louvre, la Torre, el idioma “inentendible”. Lo bueno es que si nos perdimos 2 veces fue mucho, por que andaba con un clase de guía que parecía que vivía allí.

Este viaje fue hecho por nosotros solos, sin recorridos ni nada que fuera guiado por alguien más que no fuera por Reyes. Todo lo que hicimos lo hicimos por nuestra cuenta, la compra de boletos de avión, posadas, hotel, recorridos, ir desde el Norte hasta el Sur de España en auto, las rutas de los trenes se hicieron leyendo mapas, en fin, todo con mapas, celular, internet, auto, y yo que siempre ando haciendo algunas preguntitas a la gente.

Volviendo…

Gibraltar. Gibraltar fue un extra, no íbamos para allá, pero el guía turístico del que hablé preparó la ruta sorpresa. Fue asombroso el poder pararte en un punto donde puedas ver el Sur de España y Africa, eso se siente muy brutal, saber que estás ahí. Gibraltar tiene en el mismo medio una piedra gigante y puedes dar la vuelta y ver lo hermoso que es.

Este fue un viaje que anhelaba. Decía que cuando terminara mi MSW me iría a viajar. ¡Estoy tan agradecida y feliz de que se pudo lograr! Estoy más feliz por que se dio de maravilla y en compañía de el hombre que amo, al que llamo el guía turístico 😊 ¡Que más iba a pedir de recompensa a todo el esfuerzo entregado en mis estudios!

Faltan más viajes y eso me emociona, espero se puedan dar con la ayuda de Dios y deseo que cada uno de ellos sea tan fabuloso como estos.

ZJC

Anuncios