Hay personas que no recibieron afecto en su infancia. Se criaron con padres que no mostraban nada de amor, padres que no llenaban esa necesidad del ser humano.

Crecieron como personas frías y distantes, así aprendieron a socializar con todos, hasta con el ser amado.

Rodri: ¿Por qué eres así, por qué no puedes mostrar tus sentimientos con nadie, ni conmigo?

Juliet: Porque no puedo dar lo que no he recibido.

Rodri: Vamos, tú puedes hacerlo.

Juliet: Tienes que entender que se me hace difícil hacerlo, no sé cómo empezar, me siento avergonzada.

Rodri: Pongámoslo en práctica y verás que poco a poco lo vas a lograr. Sé que tienes mucho amor para ofrecer, y lo vas a lograr.

Pasado varios días, Juliet intentó dejarle una nota de amor en la mesa ubicada justo al lado de la puerta. Resulta, que al comenzar a escribir brotaron lágrimas de sus ojos. Juliet estaba empezando a sentir que en el aspecto emocional estaba viva, que aún podía llorar, cosa que no podía hacer hace mucho tiempo. La joven lloró y lloró, más no pudo redactar para su amor.


ZJC